Vivir en un estado creativo se refleja en aquellos momentos en los que estamos totalmente absortos,  
en un estado de fluir,  y nos olvidamos del entorno, el cuerpo y el tiempo, y la mente se aquieta.
Cuando estás en un estado creativo te olvidas del hábito de ser tú.