Yo no niego a Dios, es sólo que 
no sé si Dios creó al Hombre 
o el Hombre creó a Dios.

                                           Fedor Dostoievski